Las historias de los seres en los que hoy en dian casi no se cree y se han quedado en el olvido, y aquí las puedes recordar.

seres entre dos mundos

EL COCO, ¿CREACIÓN DE LOS ADULTOS¿?

Todas las noches se repetía en la casa la misma batalla.
<<A la cama, te he dicho¡!>> gritaba la mader. <<Que no quiero¡!>> contestaba la hija.
Ala niña le gustaba quedarse levantada y tenía curiosidad por saber de qué iba la película que sus padres veian por la tele, pero la madre sólo pensaba que dormir muchas horas era muy bueno para su hija.
- ¡ Te acuestas ahora mismo o llamo la coco!- continuaban los gritoas por la casa.

Cansada, la madre cogió a la niña de la mano y la llevó hasta su cama, le dio un beso de buenas noches y volvió al salón. Diez minutos despues apareció la niña de puntillas.
- ¿Qué haces aquí?- preguntó la madre.
-No quiero acostarme- repetía la niña.
-¡Venga!- dijo el padre-. Te vas ahora mismo o llamo al coco, y tú sabes que yo lo hago.

La niña sabía que no podía convencer esa noche a sus padres, así que aagacho la cabeza y cuzó sola el pasillo. Tenía miedo de que el coco la agarrase por la espalda. Ella se imaginaba con ojos siniestros y cubierto con una capa oscura. Seguro que la estaba vigilando desde algún rincón. ¿ Qué era eso que veía a lo lejos? ¿ De donde venía esa sonbra? ¡ Aaaaay, qué miedo tenía! Siguió andando un poquito y miró con recelo hacía una esquina << Que tonta soy>> se decia, << si es solo la sombra de la silla>>, y con pasito lento entró en su camita. Como sabía que la oscuridad distorsina las sombras de los objetos, se volvió hacía el lado de la pared y cerró los ojos. Unos minutos depués se quedó dormida.

LOS DRAKES, ESPIRITUS DOMÉSTICOS.

Los súbditos del duque de Elendy comprendieron demasiado tarde por qué su señor reverenciaba tanto al drake que vivia en el castillo. Parecía como si entre ellos existiese algún pacto secreto. Y así debía de ser, porque tambien el padre del duque y su abuelo mantuvieron la amistad con aquella alada criatura que protegía la torre más alta y el arcón del tesoro, además de volar feliz por los prados y ayudar a los jornaleros a transportar sus mercancías. Hacía ya muchas generaciones que el primer duque de Elendy había unido su sangre a la del drake, y ese era el motivo por el cual todos los miembros de la familia nacían con una cicatriz en la palma de la mano izuierda.
Cuando comenzó la Guerra de los Cien Años, el duque de Elendy abandonó su castillo para ir a luchar junto al rey de Inglaterra, pero antes dio orden a sus sirvientes de que mantuvieran bien alimentado al drake y lo tratasen con el debido respeto, pues mientras él estuviese ausente sería el drake el dueño y señor del castillo. De no hacerse así, un terrible desastre asolaría su casa.

Al principio se cumplió la voluntad del duque, y todos vivieron en paz, pero pasaron los años y los hombres comenzaron a codiciar el tesoro que guardaba celosamente aquella criatura alada con cara de recien nacido. Y así, un dia dejaron de rendirle obediencia y el drake abandonó su torreón.

A la mañana siguiente las tropas de los franceses cercaron el castillo y se prepararon para el ataque.
No quedó nada ni nadie en pie.

Al dejar de servir al drake este cesó de proctejer el castillo.
Página 1 de 1. Total : 2 Artículos.